#GrupoRíoBogotá
Clara Chauta Muisca

Amor por las tradiciones muiscas

Clara Chauta, una mujer indígena muisca, trabaja como guía en la laguna de Guatavita y tiene la tarea de dejar a los turistas enamorados de la flora y la fauna que integran el ecosistema de la laguna, y de la tradición muisca. “Yo no vengo a hablar como científica, les voy a contar lo que mi cultura sabe de esta laguna”, dice Clara.

La cosmovisión muisca ve a todas las lagunas del altiplano cundiboyacense como sagradas y como parte de todo un sistema espiritual que mantiene la cuenca del río Bogotá. Sin embargo Clara ve con tristeza cómo estas lagunas, en las que antes se celebraban ceremonias al sol y la luna, han perdido terreno par dar espacio a la ganadería. 

Según cifras de la Corporación Autónoma Regional (CAR), la laguna de Fúquene, durante el siglo XX, pasó de tener 12.000 hectáreas a 3.138. Y la laguna de Suesca, entre el año 1950 y 2000, pasó de 547 hectáreas a apenas 160 hectáreas.

Guatavita

UNA INICIATIVA DE:

The Coca-Cola Foundation
Banco de Bogotá
PTAR Salitre
Fundación Semana