#GrupoRíoBogotá
  • Inicio
Roberto Sáenz Laguna Pedro Palo

Un cambio de vida inspirado en el verde

La laguna Pedro Palo queda en las montañas de Tena: un territorio que era utilizado antiguamente utilizado por los muiscas para hacer sus pagamentos. Hoy en día esta zona es propiedad de la familia de Roberto Saénz, un bogotano de 56 años. 

Pablo Sánchez lleva en sus venas la música, la literatura y el reciclaje. Trabaja como docente en una de las inspecciones de La Mesa, donde creó una banda musical ecológica. Foto: Nicolás Acevedo Ortiz.

La música del medioambiente

Pablo Sánchez siempre tuvo la vocación de transmitir a sus alumnos la necesidad de conservar el medioambiente a través de su música.

Luis Nefatalí Leguízamo es el ángel guardián del río Bahamón en Cachipay, uno de los municipios de la cuenca baja del río Bogotá. Foto: Jhon Barros. El MacGyver de Cachipay

El MacGyver de Cachipay

A Cachipay llegó hace 33 años Luis Leguízamo con la idea de empezar de ceros. A los 21 años se ganó el sobrenombre por el que lo conoce todo mundo: el MacGyver de Cachipay. Fue celador, cultivó mora e hizo expresos por las veredas: de tanto ver basuras empezó a recogerla en una bolsa que siempre llevaba consigo. Le interesó tanto el tema que estudió una carrera técnica en manejo de residuos sólidos. 

jorge emmanuel escobar humedales

Primero los humedales

Hace casi una década nació la Fundación Humedales Bogotá, una organización sin ánimo de lucro creada por Jorge Escobar quien lleva todo este tiempo denunciando y alertando sobre el estado de estos cuerpos de agua. Con él trabajan más de 3000 voluntarios que tienen clara la necesidad de trabajar para defender estos ecosistemas.

Clara Chauta Muisca

Amor por las tradiciones muiscas

Clara Chauta, una mujer indígena muisca, trabaja como guía en la laguna de Guatavita y tiene la tarea de dejar a los turistas enamorados de la flora y la fauna que integran el ecosistema de la laguna, y de la tradición muisca. “Yo no vengo a hablar como científica, les voy a contar lo que mi cultura sabe de esta laguna”, dice Clara.

Vidal González

El guardián del nacimiento

Vidal González, un campesino de 70 años, ha vivido toda su vida en la zona rural de Villapinzón, Cundinamarca. Emprendió su solitaria tarea de cuidado del nacimiento del río Bogotá gracias al conocimiento de su abuelo: “él me llevaba a la montaña para presentarme animales como el oso de anteojos y el leoncillo.

El hombre que limpia alcantarillas en tiempos de coronavirus

El hombre que limpia el alcantarillado en tiempos de coronavirus

Carlos Reyes es uno de los 250 operarios que salen diariamente a limpiar las redes de alcantarillado de la capital. Su labor es vital para prevenir inundaciones y para reducir la cantidad de desechos que llegan al río Bogotá. Cada día Reyes y su equipo retiran cuatro toneladas de basura.

PTAR Salitre descontaminación río Bogotá

Las megaobras que tienen la misión de descontaminar el río Bogotá

El río Bogotá en su paso por la capital del país sufre el más alto grado de contaminación. Para combatir esta situación, hay dos megaobras en marcha con la difícil misión de tratar el agua y devolverla apta, entre otras, para la actividad agropecuaria.

Las huellas imborrables del pasado

Las huellas imborrables del pasado

Varios sitios de la cuenca baja del río Bogotá lucen detenidas en el tiempo. Trochas abiertas por los indígenas panches, caminos reales por donde transitaron las tropas de la independencia, puentes en piedra con un pasado oscuro y hasta fósiles de mastodontes, hacen parte de las huellas imborrables del último tramo del río más importante de la sabana.

el pez capitán

Conozca la historia del pez capitán: un pez único del río Bogotá

Alexander von Humboldt descubrió al pez capitán, un ejemplar de un poco más de 20 centímetros, con un cuerpo de color verde oscuro y negro, endémico de la sabana. La contaminación del agua, su traslado forzoso a varias lagunas y la pesca inadecuada, lo tienen al borde de la extinción.

La monjita cuenca media del río bogotá

Animales y plantas retornan a la cuenca media del río Bogotá

Las obras de adecuación hidráulica en la cuenca media del río Bogotá, incluyeron la siembra de 120.000 árboles, recuperación y creación de humedales, logrando que aves, mamíferos, plantas e insectos regresaran a esta zona del río, caracterizada por una urbanización constante.

Pedro Palo, naturaleza y leyenda en el bosque de niebla de Tena

Pedro Palo, naturaleza y leyenda en el bosque de niebla de Tena

La laguna Pedro Palo, uno de los sitios de adoración de los muiscas, cuenta con más de 341 especies de aves sobrevuelan. Aunque es conocida como la joya de la corona de la cuenca baja del río Bogotá y hoy luce espléndida y silenciosa, muchos han querido adueñarse de sus tierras. Esta ha sido su lucha.

Viejo hotel - Salto del Tequendama

El viejo hotel desde donde la aristocracia veía caer al río Bogotá con aguas cristalinas

Una imponente casona con arquitectura francesa lleva casi un siglo como testigo de la caída del río Bogotá por un cañón de 157 metros de altura: el Salto del Tequendama. La edificación, construida en 1923, pasó de hotel a restaurante y luego a un sitio abandonado por cuentos de espantos. Hoy, es un museo que revive las huellas del pasado.

la herencia de Bogotá a los habitantes de la cuenca baja

Un río que agoniza: la herencia de Bogotá a los habitantes de la cuenca baja

Los certeros golpes que recibe el río Bogotá en su paso por la capital y Soacha, lo dejan al borde de la muerte. Aguas negras, espumas y olores nauseabundos fluyen por los 120 kilómetros de la cuenca baja, un foco de contaminación que no les permite a sus habitantes interactuar con el afluente.  

Humedales Bogotá

Humedales: los pulmones de Bogotá

En Bogotá existen 15 humedales, que limpian el aire que respiramos, evitan inundaciones, son sumideros de CO2 y un lugar de esparcimiento en medio del concreto: Sin embargo estos cuerpos de agua tienen riesgo de desaparecer por la actuación irresponsable de los capitalinos.

Grupo Rio Bogotá - Una alianza por el alma de la sabana

Alianza Grupo Río Bogotá: Una alianza por el alma de la sabana

Grupo Río Bogotá, proyecto de la Fundación Coca-Cola, Banco de Bogotá del Grupo Aval, consorcio PTAR Salitre y la Fundación Semana, posicionará en la agenda regional y nacional la importancia de salvar al afluente sagrado de los muiscas. Investigaciones, contenidos periodísticos, eventos ciudadanos y veedurías, le aportarán al renacer del gran señor de la sabana.

Ecoparque Sabana

Ecoparque Sabana: miles de aves tiene su santuario en la mitad del río Bogotá

En Tocancipá, municipio que ha sepultado sus suelos fértiles y mermado el bosque para dar paso a la industria, se consolida un hervidero de biodiversidad de 70 hectáreas donde ya se han registrado 112 especies de aves, muchas endémicas y en peligro de extinción: el Ecoparque Sabana.

30 por ciento de las descargas que le llegan al río Bogotá serán tratadas en la PTAR Salitre. Foto: CAR.

Trabajadores de PTAR Salitre retomarán labores bajo aislamiento inteligente

Cerca de 150 empleados fueron ubicados temporalmente en un hotel cercano a la obra, ubicada en el noroccidente de la capital. A todos se les practicó la prueba del covid-19 y una encuesta sociodemográfica. En 2021, PTAR Salitre tratará 30 por ciento de las aguas residuales que le llegan al río Bogotá.

La lucha del cangrejo sabanero por sobrevivir en el río Bogotá

La lucha del cangrejo sabanero por sobrevivir en el río Bogotá

La contaminación y la sobrepesca tienen al cangrejo sabanero de la sabana de Bogotá en peligro de extinción. Por años, ha sido utilizado para elaborar bebidas afrodisíacas en las plazas de mercado de Bogotá, a pesar de que su consumo causa enfermedades pulmonares.

Los raros animales albinos vistos en Bogotá

Los raros animales albinos vistos en Bogotá

Animales albinos como: una culebra sabanera, una tingua pico amarillo y un copetón, todos con sus cuerpos de color blanco, han sido registrados por la Fundación Humedales Bogotá durante los últimos años. Según la organización, esta inusual condición congénita los hace presa fácil de depredadores y disminuye su sobrevivencia.

Laguna de Guatavita

Las lagunas sabaneras se resisten a desaparecer

Vistas como un obstáculo para el progreso durante dos siglos, estos cuerpos de agua representan un elemento fundamental en el sostenimiento de la cuenca del río Bogotá. De la preservación del las lagunas depende la seguridad hídrica de los habitantes de la sabana.

La nutria neotropical de Cundinamarca está altamente amenazada por la contaminación de las fuentes hídricas. Foto: Fernando Trujillo.

La nutria, una especie insignía del río Bogotá que también espera su renacer

El río Bogotá fue hogar de miles de nutrias neotropicales. Se trata de una especie que, por la contaminación y la escasez de peces, desapareció de la zona. Hacia 2028, cuando las plantas de Canoas y Salitre traten las descargas residuales, este mamífero muy seguramente regresará a su territorio.

Los españoles construyeron varios puentes de piedra en las cuencas alta y media del río Bogotá. Dibujo realizado desde el Puente del Común en 1883. Foto: Archivo General de la Nación

Conozca la importancia del río Bogotá a través de la historia

El río Bogotá serpentea por 380 kilómetros de Cundinamarca envuelto en un misterio ancestral que se remonta a cuando los muiscas lo adoraban porque los dioses les habían regalado sus aguas. Una nueva iniciativa nace para que el río vuelva a ser el orgullo de quienes viven en su cuenca.

La CAR y la EAAB hacen un llamado a la ciudadanía para hacer un uso responsable del agua durante la cuarentena. Foto: Nicolás Acevedo Ortiz.

¿De dónde viene el agua que abastece a Bogotá y la sabana?

Siete embalses en el departamento de Cundinamarca son los encargados de que los ciudadanos puedan contar con el líquido vital. Las bajas precipitaciones y el alto consumo de agua por la cuarentena, tienen a estas reservas en un 41 por ciento de su capacidad total. Así funciona este sistema hídrico.

La cuenca media comprende 10 municipios de Cundinamarca y la capital, es responsable del 90 por ciento de la contaminación del río Bogotá. Foto. Nicolás Acevedo

¿Por qué la cuenca media es la que más contamina el río Bogotá y cómo recuperarla?

Este tramo, que comprende 10 municipios de Cundinamarca y la capital, es responsable del 90 por ciento de la contaminación del río Bogotá. Los 90 kilómetros de trayecto reciben a diario 690 toneladas de vertimientos y basuras, que ingresan por los ríos Fucha, Tunjuelo y Salitre. Dos megaobras ya marchan para revertir ese panorama.

A pesar de la evidente contaminación del río Bogotá en su último tramo, sus zonas aledañas son reservorios repletos de naturaleza. Foto: Nicolás Acevedo Ortiz.

Cuenca baja, la sobredosis natural del río Bogotá

Pocos pensarían que al río Bogotá le queda algo para mostrar luego de salir moribundo de la capital rumbo al Magdalena. Sin embargo, la naturaleza se impone con fuerza en la cuenca baja. Lagunas, cascadas, bosques secos, aves y hasta babillas, dominan la zona.

Bajó el nivel de agua de los embalses que abastecen a la sabana de Bogotá

Bajó el nivel de los embalses que abastecen la sabana de Bogotá

La Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), informó que los embalses de Neusa, Sisga, Tominé, Chuza y San Rafael, que hacen parte de la cuenca alta del río Bogotá, están en un 41% de su capacidad total. La entidad hizo un llamado al ahorro de agua.

El agua del río Bogotá en Guacheneque también conforma la laguna del Mapa, con forma del croquis de Colombia. Foto: Jhon Barros.

Conozca el extraordinario nacimiento del río Bogotá

En completa paz y a más de 3.400 metros de altura sobre el nivel del mar, nace de forma majestuosa el río Bogotá. En sus 380 kilómetros atraviesa 47 municipios de Cundinamarca hasta desembocar en el río Magdalena en Girardot. Conozca lo mejor de un río que fue conocido por los muiscas como el alma de la sabana.

Tan solo 10 kilómetros del río Bogotá, después de su nacimiento en en páramo de Guacheneque, tienen aguas cristalinas. Foto: Jhon Barros.

Río Bogotá: Un guerrero ancestral que espera su renacer

En el Día Mundial del Agua, Semana Sostenible lo invita a un recorrido por el alma de la sabana, como llamaban los muiscas al río Bogotá. Aunque sus 380 kilómetros reciben las descargas de 12 millones de personas que habitan en los 47 municipios de su cuenca, este río no ha perdido la batalla.

UNA INICIATIVA DE:

The Coca-Cola Foundation
Banco de Bogotá
PTAR Salitre
Fundación Semana