#GrupoRíoBogotá
Embalse de Muña

En medio de la contaminación, el río Bogotá genera energía para millones de habitantes de la capital

El río Bogotá y sus afluentes a pesar de los altos niveles de contaminación, permiten la generación de energía. Actualmente el río produce el 7 por ciento de la demanda nacional y la luz para 2,4 millones de habitantes de la capital.

Portada: En el embalse de Muña se produce energía para 2,4 millones de habitantes de Bogotá. Foto: Enel Emgesa.

El embalse de Muña, ubicado en Sibaté es el centro de operaciones de esta actividad. Allí hace unos 50 años, sus aguas eran disfrutadas por las personas que iban a practicar deportes náuticos y navegar por sus aguas. Lo que había hecho de este municipio uno de los más turísticos del país.

Sin embargo a mediados de la década de los sesenta, inició el bombeo de aguas contaminadas  del río Bogotá hacia el embalse, a través de la estación de bombeo.

Grasas, solventes, metales pesados, aceites, materia orgánica entre otros, fueron llegando de Bogotá y Soacha, produjo que el embalse fuera ocupado por el buchón, una planta acuática, lo que que transformó el embalse en un lugar lleno de malos olores e impactos ambientales y de perjuicios para la salud de los 38,000 habitantes de Sibaté.

Recuperación productiva y ambiental del embalse

Enel-Emgesa río Bogotá
Desde el año 2016 Enel-Emgesa ha retirado de la zona de influencia del cauce del río Bogotá más de 10.000 toneladas de residuos y 6.000 llantas. Foto: Enel Emgesa.

A finales de los años ochenta, el proyecto de generación de energía en este embalse ya se encontraba en marcha. Actualmente está conformado por dos cadenas de generación hidroeléctrica, Pagua y Antigua, la primera en 2019, produjo 9,3 gigavatios/hora por día y la segunda 3,4 GW/H, diarios, suficientes para que casi 2,5 millones de habitantes de Bogotá puedan tener electricidad en sus casas y empresas.

Desde 1990 la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) ha pedido acciones y expedido resoluciones para la hoy Enel-Emgesa y la Empresa de Acueducto, adelanten estudios básicos y obras para mitigar los impactos ambientales producidos por el Muña, como la construcción de diques, limpieza, nivelación, control de zancudos, retiro total del buchón, manejo de los olores y dragado del embalse.

Adicional a estas disposiciones, desde el año 2016 Enel-Emgesa ha retirado de la zona de influencia del cauce del río Bogotá más de 10.000 toneladas de residuos y 6.000 llantas (de las cuales 2.000 han sido reutilizadas), evitando que estas continúen por la cuenca baja y lleguen a la cuenca baja del río Bogotá y consiguiente al río Magdalena.

Así mismo retiraron más de 570.000 toneladas de buchón, lo que ha permitiendo la limpieza del espejo de agua, bajo el programa “Plan de vida Muña 2000” que ha tenido una inversión de más de 30.000 millones de pesos. Esta labor permitió que especies de aves como el gavilán collajero, el currucutú común, colibrí cometa, peces como el capitán de la sabana y guapucha volvieron a las aguas del embalse, además de 51 especies de fauna terrestre.

“Hemos desarrollado programas de educación ambiental con las comunidades que se encuentran en las áreas de influencia con proyectos de huertas, reutilización de residuos, visitas de campo a las centrales para conocer el proceso de generación de energía, entre otros”, afirmó la compañía Enel-Emgesa.

Potencial energético del río Bogotá

Enel-Emgesa río Bogotá
Actualmente las aguas del río Bogotá producen el 7 por ciento de la demanda nacional de energía. Foto: Enel Emgesa.

Anualmente Enel-Emgesa genera 14.700 GWh, de los cuales el río Bogotá aporta el 32 por ciento de esa producción. Entre tanto las Cadenas de Pagua y Antigua, han tenido una inversión de 115.832 millones de pesos en los últimos tres años, para modernizar, mejorar y optimizar los procesos de generación, transformación y medida de la energía.

Sin embargo la empresa productora de energía, aclara que existe potencial en la cuenca baja del río, pero deben mejorar las condiciones actuales del agua con el fin de hacerla compatible para los diferentes usos.

En este sentido la CAR aclaró que la mitad del Muña ya está limpio, y afirmó que el gran cambio vendrá en 2026, cuando la PTAR Canoas entre en funcionamiento. “Esta megaobra y la ampliación de la PTAR Salitre, tratarán todas las aguas residuales de Bogotá y Soacha. Cuando ambas estén en funcionamiento, el agua del río Bogotá será saneada. Este cambio repercutirá sustancialmente en el embalse del Muña, ya que el río ingresará tratado”, explicó Aníbal Acosta, director del Fondo de Inversiones de la CAR.

Más información en: https://www.enel.com.co/es/conoce-enel/enel-emgesa/centrales-electricas.html

Muña, Soacha

UNA INICIATIVA DE:

The Coca-Cola Foundation
Banco de Bogotá
PTAR Salitre
Fundación Semana